viernes, 21 de octubre de 2011

Tips sobre Salud Ocupacional... @ Evite la enfermedad laboral más común entre los trabajadores


Los Trastornos Músculo-Esqueléticos (TME) de la extremidad superior (cuello, hombros, codos y muñecas) son un conjunto de lesiones inflamatorias o degenerativas que pueden afectar a los trabajadores de cualquier empresa, incluida la suya. El 24% de los empleados sufren TME, lo que los convierte en la enfermedad laboral más común, que conlleva una importante pérdida de productividad y elevados gastos para su empresa.

A la hora de intentar atajar los TME, su empresa se encontrará con que no existe una normativa específica que indique cómo puede proteger a sus empleados de estas patologías. Sin embargo, puede pedir a su servicio de prevención que aplique los siguientes tres métodos complementarios que le ayudarán a determinar la incidencia de estas patologías, así como a identificar aquellascondiciones de trabajo que incrementan la probabilidad de que alguno de sus trabajadores pueda sufrir TME (estos métodos se deberán aplicar una vez realizada la evaluación de riesgos del puesto de trabajo):

1. Revisión de los datos disponibles.
 Pida a su Servicio de Prevención (SP) que verifique los datos referidos a la salud de sus empleados para identificar casos anteriores de TME entre la plantilla y determinar qué puestos de trabajo suponen un riesgo para los trabajadores. Esta información la puede obtener su SP a partir de: 
  • La mutua: tiene el histórico de los daños causados por accidentes de trabajo.
  • Los partes de accidentes y los documentos de las investigaciones internas de accidentes realizadas por su empresa.
  • El servicio de vigilancia de la salud: puede dar información sobre los requisitos ergonómicos que requieren los puestos de trabajo.
¡Atención! La información que su servicio de prevención le dará se referirá exclusivamente al puesto de trabajo (características, necesidad de introducir o mejorar las medidas de protección, etc.), nunca a datos confidenciales del trabajador. 

2. Encuestas a los trabajadores.
 El siguiente paso consiste en preguntar directamente a los trabajadores si sufren alguna lesión, así como pedirles que hagan una descripción detallada de sus puestos y los movimientos que realizan en ellos. 

3. Análisis específico de los puestos de trabajo.
 Su SP tiene que analizar en profundidad aquellos puestos que tienen una alta probabilidad de producir TME (los que requieren realizar movimientos repetitivos, manipular manualmente cargas, etc.), así como los ocupados por trabajadores que ya han sufrido una patología de este tipo. El objetivo es identificar los elementos que carecen de un adecuado diseño ergonómico en el puesto de trabajo y que, por lo tanto, pueden contribuir a su aparición.
      ¡Atención! Para completar su estrategia de prevención de TME es conveniente que informe y forme a los trabajadores sobre los procedimientos que les permitirán evitar este tipo de lesiones, haciendo especial hincapié en los aspectos que deben evitar (mantener posturas estáticas durante más de un minuto, realizar manipulaciones con el brazo por encima del nivel del hombro, etc.) y los que deben procurar (alternar en la medida de lo posible el trabajo sentado y de pie, mantener apoyados los antebrazos cuando la tarea lo permita, etc.). 
       ________________